Queda mucha gente a la que convencer

El pasado 24/11/2016 se debatió en el pleno municipal la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública. Esta normativa regula, por ejemplo, los criterios con los que los bares y restaurantes pueden poner terrazas, mesas y sillas en las calles de nuestros municipios.

Pero no sólo regula eso, obviamente. También los quioscos, puestos, escaparates, sombrillas, toldos… e incluso una mesa informativa o para recoger firmas están sometidos a la regulación municipal. En definitiva, cualquier actividad que comporte un beneficio, bien económico o de otro tipo, que ocupe los espacios que son de todos.

También están incluidas actividades que no suelen desarrollarse habitualmente en nuestro pueblo pero que, de vez en cuando y sobre todo cuando son fechas señaladas, se organizan por el gobierno municipal o por propia iniciativa de los que las desarrollan. Me estoy refiriendo a los carruseles de ponis, circos con animales o las plazas de toros.

Ante este debate, desde Izquierda Unida, hicimos enmiendas a la ordenanza para incluir la prohibición de actividades en nuestro municipio que comportaran explotación o maltrato animal y, obviamente, la muerte.

Presentamos cinco enmiendas, de las cuales 2 iban encaminadas en ese sentido modificando los siguientes artículos de la ordenanza: Artículo 85.- Carruseles y Columpios y Artículo 86.- Plazas de toros.

En el artículo 85, que incluía también a los circos, propusimos introducir lo siguiente: Se prohíbe el montaje de estas instalaciones siempre que lleve aparejado explotación o maltrato animal.

Felizmente, esta enmienda fue votada a favor por unanimidad. Con lo cual en Almuñécar, en teoría, se acabaron los circos con animales y carruseles y/o columpios que lleven aparejado maltrato animal. Digo en teoría porque, al igual que se incumplen otros aspectos de la ordenanza, tenemos que estar vigilantes para que en esto no se hagan los tontos y miren para otro lado.

Anteriormente se había votado la enmienda al Artículo 86.- Plazas de toros y, curiosamente, el panorama fue diferente.

La propuesta, que consistía en prohibir la instalación de plazas de toros para la celebración de eventos taurinos y cualquier otra actividad que supusiera maltrato animal, fue rechazada con los votos del PP, PA y la abstención de PSOE y MÁSAlmuñécar. Ninguno argumentó el sentido de su voto a excepción de Izquierda Unida, claro, que fue la proponente.

Es una enorme contradicción el hecho de que votaran a favor la enmienda de prohibir los circos y carruseles con animales y, sin embargo, les parezca bien o se la repampinfle que se mate a toros o vaquillas después de torturarlas.

En mi opinión denota cobardía ante un sector que, curiosamente, en Almuñécar ni pincha ni corta, aunque si bien es cierto que, la mal llamada fiesta nacional, forma parte del imaginario colectivo de este país y supone un caladero de votos importante: algunos miran más por sus intereses partidistas y a otros, simplemente, es que son taurinos y lo más rancio de este país.

Afortunadamente, a nivel general esta tendencia está cambiando y, ante la presión de los movimientos animalistas, los cobardes (más que los rancios), se están viendo obligados a rectificar, aunque todavía mucha conciencia que cambiar.

En Almuñécar hemos comprobado que todavía queda mucha gente a la que convencer. Es trabajo de toda persona que tenga claro que los animales no deben ser torturados para diversión de nadie sino, en muchos de los casos, para formar parte de nuestras familias.

Juani

Asociado a APAMA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s